Museo Virtual

Sureda Miserol, Bartolomé

Grúa del puerto de Mahón (aguatinta de Sureda para el Catálogo de Peñalver)
Grúa del puerto de Mahón (aguatinta de Sureda para el Catálogo de Peñalver)
Aguatinta de Sureda para el Catálogo de Peñalver representando la prensa hidráulica patentada en Inglaterra (1795) por Joseph Bramah (1748-1814)
Aguatinta de Sureda para el Catálogo de Peñalver representando la prensa hidráulica patentada en Inglaterra (1795) por Joseph Bramah (1748-1814)
Capricho nº 1 de Goya (autorretrato)
Capricho nº 1 de Goya (autorretrato)
Plato de porcelana de la Real Fábrica del Buen Retiro (etapa de Sureda)
Plato de porcelana de la Real Fábrica del Buen Retiro (etapa de Sureda)
Retrato de Bartolomé Sureda por Goya
Retrato de Bartolomé Sureda por Goya
Litografía de Sureda (1840)
Litografía de Sureda (1840)

Sureda Miserol, Bartolomé (1769-1851). Artista, mecánico, empresario e inventor español. Nacido en Palma de Mallorca, en una familia de carpinteros, Sureda destacó muy pronto por su habilidad en el dibujo. Así, en 1785, fue becado por la Escuela de Dibujo de la Sociedad Económica Mallorquina de Amigos del País, donde ganó dos premios el primer año y fue discípulo de su director, el pintor Juan Muntaner Cladera (1744-1802), experto asimismo en las técnicas del grabado, que interesaron vivamente a Sureda. En 1792, la Escuela se clausuró y Sureda se desplazó a Madrid para seguir sus estudios, matriculándose en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando bajo el mecenazgo del noble y militar mallorquín Tomás de Verí de Togores (1763-1836).

Gracias a la mediación de Verí, Sureda conoció al ingeniero canario Agustín de Betancourt Molina (1758-1824), director y fundador de la Escuela de Ingenieros de Caminos y Canales (1785) y del Gabinete de Máquinas del Buen Retiro (1788), quien quedó muy favorablemente impresionado de sus destrezas como dibujante, grabador y maquetista, hasta el punto que, en 1793, se lo llevó consigo a Inglaterra con todos los gastos pagados (incluida la manutención de los padres de Sureda en Mallorca). En Inglaterra, Sureda permaneció hasta 1796 y allí supo de primera mano los adelantos tecnológicos de la Revolución Industrial (la máquina de vapor y sus posibilidades aplicadas a la industria textil, azucarera y obras públicas), adquirió junto a Betancourt diverso instrumental científico (especialmente de óptica) y también amplió su formación artística con nuevas técnicas de grabado (sobre cobre, al aguafuerte y al aguatinta) o aprendiendo los procedimientos locales de fabricar loza. En 1794, estando todavía en Gran Bretaña, recibió el nombramiento de conserje custodio de la colección de maquetas y prototipos del Gabinete de Máquinas.

En 1796, la guerra declarada entre Inglaterra y España obligó a Betancourt y a Sureda a desplazarse a París, donde colaborarían en el diseño del telégrafo óptico del mecánico y relojero Abraham-Louis Bréguet (1747-1823). Al año siguiente, ambos se embarcarían en La Coruña con destino a Cuba, dentro de una expedición para realizar en la isla antillana diversas reformas en ingeniería civil (canales y puertos) y en la industria azucarera, empleando para ello nueva tecnología inglesa (máquinas de vapor o prensas hidráulicas). Sin embargo, su barco fue apresado por corsarios británicos y poco después eran liberados en Lisboa.

De regreso a Madrid, Sureda ocupó su plaza en el Gabinete de Máquinas y presentó en la Academia de San Fernando sus propios grabados a partir de las innovadoras técnicas adquiridas en Inglaterra y desconocidas aún en España. Como consecuencia de ello, Sureda instruyó en el aguafuerte al genial pintor aragonés Francisco de Goya Lucientes (1746-1828), quien pudo así desarrollar su serie de grabados Los Caprichos (1799), hoy expuesta en el Museo del Prado de Madrid. En agradecimiento, años más tarde (hacia 1805), Goya retrató en sendos óleos a Sureda y a su esposa Marie-Louise-Josephine Chappron de Saint-Amard (de origen francés y conocida como Teresa Luisa de Sureda), cuadros que se encuentran actualmente en la National Gallery of Art de Washington. Por su parte, Sureda aplicó otro nuevo método de grabado (el aguatinta) para ilustrar varias máquinas del catálogo del Real Gabinete realizado en 1794 por el ingeniero andaluz Juan López de Peñalver (1763/4-1835), adjunto de Betancourt en la dirección.

En 1800, Sureda viajó otra vez a Francia y a Inglaterra por encargo de Betancourt al objeto de recabar información sobre los avances en la industria textil de esos países y plasmarla en planos, con el fin de elaborar la maquinaria posteriormente en el Gabinete e introducirla en la Real Fábrica de Algodón de Ávila (adquirida ese año por Betancourt). En 1802, volvió a Francia con la misión de aprender las técnicas industriales de la fábrica de porcelana dura de Sèvres y evaluar su posible introducción en España. Si bien aquella tecnología francesa era uno de los mayores secretos industriales de la época, Sureda no tuvo grandes problemas para desentrañar las claves de su producción. En 1803, fue puesto al frente de las Reales Fábricas de Porcelana y Loza del Buen Retiro.

Con la invasión napoleónica de España (1808), Sureda (ilustrado y afrancesado) se dirigió a París, donde se encontraba Betancourt para la edición de su Essai sur la composition des machines, escrito en colaboración con el ingeniero y matemático hispano-mejicano José María Lanz Zaldívar (1764-1839), obra en la que Sureda quedaba reconocido como inventor de un mecanismo que transformaba el movimiento circular uniforme en alterno. Betancourt abandonó Francia para instalarse definitivamente en Rusia y Sureda quiso acompañarle, pero el propio emperador Napoleón I se lo impidió y le retuvo en atención a su valía. En París, alejado de todo compromiso político, Sureda se centró en la investigación del hilado de estambre, llegando por ello a ser premiado en 1814 por el rey Luis XVIII. Asimismo, a partir de 1811, estudió el procedimiento litográfico de impresión (apenas conocido en España).

En 1814, Sureda regresó a España, afincándose en su natal Mallorca como simple carpintero. En la isla, intentó sacar adelante dos proyectos (sin éxito): instalar en el Hospicio de Palma una fábrica de hilatura mecánica del estambre de algodón (1814) y la canalización y drenaje de los humedales de La Puebla de Uialfás (1816). En 1817, consiguió la dirección de la Real Fábrica de Paños de San Fernando en Guadalajara, donde introdujo máquinas cardadoras de nueva invención. En 1821, fue puesto al mando de la Real Fábrica de Porcelana y Loza Fina de La Moncloa (Madrid). En ella, Sureda renovó las instalaciones y la maquinaria; asimismo transformó el modelo de gestión según criterios ingleses, orientándola hacia la rentabilidad económica, de manera que desatendió progresivamente la producción de porcelana (muy cara) para diversificarse hacia la loza comercial y los dientes postizos, con el objeto de satisfacer mejor las necesidades y gustos de una burguesía cada vez más amplia y con mayor poder adquisitivo, incluyendo además decoraciones neoclásicas y funcionales en los artículos, así como publicidad y ofertas de los mismos en medios impresos. En 1824, el establecimiento de La Moncloa se encontraba a pleno rendimiento, aunque un incendió al año siguiente frenó en seco su desarrollo. No obstante, el éxito de Sureda como gestor le permitió compaginar (desde 1824) la dirección de la Real Fábrica de Vidrios y Cristales de La Granja (Segovia), prácticamente abandonada desde el final de la Guerra de Independencia; allí construyó nueva maquinaria hidráulica, recuperó la producción de grandes espejos e inventó un dispositivo mecánico para pulirlos. A su vez, en 1824, se constituyó en Madrid el Conservatorio de Artes para el depósito y la construcción de máquinas, siendo Sureda el encargado de custodiarlas.

En 1829, ya con la salud debilitada, Sureda se jubiló de todos sus cargos. En 1833, se trasladó a Mallorca. Allí colaboró con las instituciones locales en la planificación de obras públicas (fuentes, canales y caminos). Fue nombrado director de la Academia de Nobles Artes de Palma (1837), desde donde impulsó la nueva técnica del daguerrotipo, e ingresó en la Academia Provincial de Bellas Artes (1850). Entre 1840 y 1844, realizó diez litografías de temática balear. Falleció en Palma mientras proyectaba viajar a París.    

Autor y editor: Luis Fernando Blázquez Morales

 

BIBLIOGRAFÍA

IMÁGENES:
Retrato: https://en.wikipedia.org/wiki/Bartolom%C3%A9_Sureda_y_Miserol#/media/File:Goya_-_Bartolom%C3%A9_Sureda_y_Miserol.jpg
Prensa: http://lise.fundacionorotava.es/lopez_descr_es_01_1798-LiSe/HTML/HMP_0009.html
Grúa: VV.AA.: Betancourt: los inicios de la ingeniería moderna en Europa; CEHOPU, Madrid, 1996.
Litografía: http://fabian.balearweb.net/post/118166
Porcelana: https://vramon1958.files.wordpress.com/2015/01/plato-de-porcelana-del-buen-retiro-con-figura-ecuestre-de-la-etapa-de-bartolomc3a9-sureda1.jpg
Capricho: https://www.museodelprado.es/goya-en-el-prado/obras/lista/?tx_gbgonline_pi1%5Bgocollectionids%5D=26
BIBLIOGRAFÍA:
VV.AA.: Bartolomé Sureda (1769-1851). Arte e industria en la Ilustración Tardía; Museo Municipal de Madrid, 2000.
PUCHE, O. y Mazadiego, L.F.: Industria cerámica madrileña: Real Fábrica de Porcelana de La Moncloa; Temas Geológico-Mineros, 31 (2000), pp. 277-287; en: http://oa.upm.es/10178/1/moncloa.pdf
MANERA, Carles: El «fruit de la indústria» i el contrast de la manufactura. La indústria mallorquina que conegué Bartomeu Sureda Miserol; Recerques, 39 (1999), pp. 109-136;
en: http://www.raco.cat/index.php/Recerques/article/view/137772
CODINA BONET, Ramón; Bartomeu Sureda Miserol (Palma 1769-1851) a la expedició Mopox a Cuba; BSAL, 66 (2010), pp. 259-264; en: http://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3421691
RUMEU DE ARMAS, Antonio: El Real Gabinete de Máquinas del Buen Retiro. Fundación Juanelo Turriano y Editorial Castalia, Madrid, 1990.
VV.AA.: Betancourt: los inicios de la ingeniería moderna en Europa; CEHOPU, Madrid, 1996.